Posted on

Review de Jugando Con La Muerte por Andrés Padilla publicado en Grinder.cl 2010

Una grata sorpresa me llevé con el disco debut de EL GRAN TEMOR. El trío santiaguino editó hace un par de meses un disco que para muchos podrá ser la solución al vacío que han dejado algunos grupos locales como YAJAIRA, quienes a pesar de estar ausentes –pronto vuelven a las pistas con nuevo disco y la re edición de su primer disco en formato vinilo limitado– se les echa mucho de menos por la mística que generaban en sus conciertos.

El grupo está formado actualmente por Jorge Luis Paillao –guitarra y voz-, Francesca Pennachiotti –bajo-, y Cristián Araya en batería , entiendo que desde el año 2004 vienen materializando su pasión por la música setentera.

Musicalmente, EL GRAN TEMOR se pasea por varias influencias que van desde algunas agrupaciones europeas como CATHEDRAL o SPIRITUAL BEGGARS hasta por sonidos locales que le imprimen una estética bastante agradable al sonido de sus canciones. Entre sus riffs, sólos de guitarra, voladas y locuras suenan aires a grupos como PESCADO RABIOSOJIMI HENDRIX y mucho Blues. Sobre todo la voz de Jorge, que claramente al ser cantada en español, se complementa a la perfección con el sonido que ellos quieren entregar. Creo que para ser el primer disco los resultados son bastante positivos. Buen sonido, canciones armadas con coherencia y una estética muy bien preparada. A cada momento se escuchan buenos pasajes, ritmos y arreglos que le dan un buen aroma a sus canciones.

En cuanto a la producción del disco, los resultados obtenidos son bastante óptimos. Pablo Navarrete, bajista de HIELO NEGRO estuvo a cargo de la grabación de esta placa, y queda en evidencia que su “paila” ha mejorado bastante. Tuve la suerte de escuchar otro registro que pasó por sus manos, el disco del dúo local AT DEVIL DIRT –tipo Sleep / Goatsnake, placa que aún no le la luz-, y lógicamente el resultado fue notable. No me extrañaría que este músico siga trabajando con bandas de este género, aunque me gustaría ver como anda con el lado más thrash, ya que entiendo es una de sus pasiones –Navarrete estuvo tocando guitarra esporádicamente junto a los thrashers TORTURER, sin legar a registrar nada-.

La gran fuerza de este trío está en su música que sin duda sabe como quedarse en nuestra retina. Sus ocho canciones son efectivas, tienen mucha onda y seguramente en un corto plazo se harán más conocidos en el circuito criollo. Es cosa de tiempo.